×

21 mayo, 2021

La cumbia y el vallenato, símbolos de identidad en Monterrey y Los Ángeles

En el conversatorio "Cumbia colombiana y el vallenato en Monterrey y Los Ángeles", músicos y productores de radio platicaron sobre la creación y difusión de estos dos géneros musicales en ambas ciudades.

Por: Ángeles Moreno  

El surgimiento de la cumbia y el vallenato está fuertemente vinculado con la consolidación de la industria en Nuevo León con el nacimiento de la Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma.

Así lo aseguró el productor musical regiomontano Toy Selectah tras explicar que la identidad de un lugar se da por el sonido de un determinado instrumento y para Nuevo León este es el acordeón.

La cumbia y el vallenato, símbolos de identidad en Monterrey y Los Angeles
La cumbia y el vallenato, símbolos de identidad en Monterrey y Los Angeles

“Monterrey, a partir del comienzo del siglo XX se conoce como una ciudad industrial que comienza su boom económico a partir de don Isaac Garza y el josé Calderón, quienes fundan a finales del siglo XIX la Cervecería Cuauhtémoc”, explicó.

El sonido del acordeón, que fueron adoptando primero los municipios ubicados al norte de Nuevo León, construye la identidad de los espacios de la región debido a que se usa no solo en la cumbia y el vallenato, sino también en la música grupera, las polcas y los corridos.

El acordeón cumple con la practicidad que necesita el músico, ya que le da la oportunidad de mezclar los tonos bajos de los altos y al mismo tiempo cantar.

“Esta región estaba acostumbrada al sonido del acordeón y cuando llega un sonido del acordeón rico, cachondo, sabroso, la sociedad lo adopta y lo hace suyo”, aseguró Selectah en referencia a la música vallenata y las cumbias colombianas.

Músicos urbanos y rurales han hecho suyos estos géneros musicales, al tiempo que los han adaptado para expresar sentimientos y vivencias propias.

El disco como mediador cultural de la música colombiana

La comercialización de la música fue primordial para que la cumbia colombiana se diera a conocer. Toy Selectah explicó que las disqueras han jugado un papel fundamental en la internacionalización de la música colombiana y el sonido del acordeón.

Esta promoción de la cumbia y el vallenato se originó desde 1933 con la fundación de Discos Fuentes, que fue la más importante discográfica sudamericana. Al año siguiente se establece Discos Peerless.

La cumbia y el vallenato, símbolos de identidad en Monterrey y Los Angeles
La cumbia y el vallenato, símbolos de identidad en Monterrey y Los Angeles

Desde 1933 fue surgiendo la difusión de la música colombiana a través de la creación y distribución de discos.

Incluso, Myrna Castillo, locutora de Radio 13 “Más Vallenata” y conductora del programa “Ser Vallenato”, asegura que en la época en que se adentró en este género musical fue la adolescencia.

“A la edad de trece años me empezó a gustar la música que era con el Binomio de oro”, menciona.

Y asegura que el conseguir los discos para escuchar las cumbias le ayudó a crear un sentido de identidad y pertenencia.

El camino de la cumbia colombiana por Los Ángeles, California

La búsqueda de identidad y pertenencia a un lugar también ha convergido en artistas latinos que viven y disfrutan de los privilegios americanos, como sucede con la agrupación Very Be Careful de Los Ángeles, California.

Arturo Guzmán, bajista y fundador del grupo junto con su hermano Ricardo, acordeonista, conversaron sobre cómo nació su interés en la música y posteriormente en la música colombiana.

Ellos describen que su acercamiento musical fue gracias a las reuniones que hacían sus padres con música “muy bailable” como la cumbia y los vallenatos. Por eso, en la high school comenzaron a ensayar con algunos instrumentos musicales como el bajo y el acordeón.

La cumbia y el vallenato, símbolos de identidad en Monterrey y Los Angeles
La cumbia y el vallenato, símbolos de identidad en Monterrey y Los Angeles

A pesar de la circunstancia geográfica se encontraron cautivados por las cumbias y vallenatos gracias a los discos que encontraban en su casa.

La cumbia y el vallenato se abrieron paso por medio de la migración social y fueron adoptados por varias comunidades tanto en Monterrey, Nuevo León, como en Los Ángeles, California.

“Nos creamos con las fiestas que hacían nuestros padres, tenían muchas fiestas, llevamos la rumba en la sangre y los discos siempre estuvieron, rayados, unos sobre otros, así era nuestra casa”, mencionan Arturo y Ricardo Guzmán.

Ya sea en ambientes familiares o en compañía de los amigos, al salir de casa o al abordar un camión, Monterrey y Los Angeles se encuentran unidas y en contacto gracias a la música.

Publicidad