×

10 octubre, 2019

Denise Longoria, la indie poet

La Casa Universitaria del Libro fue sede de la presentación Los viajes oníricos de Onán, poesía de Denise Longoria, egresada de la UANL. Fue un evento multidisciplinario de lectura de obra, danza, performance y música en vivo.

Por: Guillermo Jaramillo  

La libertad es el principio del todo, parece decirnos Denise Longoria en Los viajes oníricos de Onán, libro de poemas, autogestionado por la propia autora.

La presentación fue el 4 de octubre en la Casa Universitaria del Libro de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Longoria es un artista todo terreno, egresada de la Licenciatura en Letras Hispánicas de la Facultad de Filosofía y Letras (FFYL) de la UANL.

En 2017, fue acreedora a la Beca del Centro de Escritores de Nuevo León, donde trabajó –bajo la coordinación de Margarito Cuéllar– un libro entre poesía y narrativa durante todo un año. 

Denise Longoria escritora
Denise Longoria escritora

La escritora también es cercana al teatro, al performance, a la danza. Realizó diplomados en artes escénicas en la Escuela de Teatro de la FFYL de la UANL.

Por este motivo, la presentación de Los viajes oníricos de Onán tuvo un sabor multidisciplinario.

Además de contar con la presentación de Margarito Cuéllar y Guillermo Jaramillo, se interpretó la pieza de danza Los viajes oníricos de Onán, por parte del colectivo Pájaro Arte Escénico, con música de Proceso Inútil, y el performance de la poeta Cecilia Barón. 

Al final, Longoria acompañó un poema junto al piano de la Banda Tonayán, con intervención de jazz.

Conócete a ti mismo

Antiguas historias helénicas coinciden que a la entrada del Templo de Apolo, en Delfos, estaba inscrita la frase “Conócete a ti mismo”, que el célebre turista Pausanias (siglo II d.C.) aseguraba que estaba confeccionada en oro puro. 

Al parecer, hace tiempo que Longoria se hizo esta pregunta y, consciente de sus inquietudes, emprendió el camino por su cuenta. 

Pueden pasar más de seis meses, inclusive un año para que un editor profesional dictamine un libro.

Longoria volcó todo su tiempo y espacio en ocuparse de la creación, revisión, edición, manufactura, diseño, corrección y financiación de Los viajes oníricos… 

El proceso ha quedado registrado desde 2017 en la página deniselongoria.com, en donde el usuario encuentra desde consejos para llevar una vida más saludable a partir de la yoga, así como técnicas para incentivar la inspiración artística, tips para autogestionar tus proyectos de arte y cultura y, sobre todo, literatura, que va desde un cuento breve, crónicas, hasta versos sueltos.

Durante la presentación, el también poeta Margarito Cuéllar señaló que el insomnio le llegó una calurosa noche de septiembre. 

Hombre de letras, Cuéllar abrió el libro de Longoria, cuyos versos comenzaron a actuar como antídoto ante el calor, la ciudad, la noche, la falta de sueño. Es así como la poesía, la buena, funciona como medicina.

Durante este largo proceso ¿qué sucedía con Denise Longoria, la creadora, la correctora, la editora, la gestora, la diseñadora?

“Sí me canso. Un orgasmo como la poesía nunca es suficiente. Puedes estar muy cansado, pero esa cúspide, ese momento máximo y precioso, esa brecha que se abre y se extiende donde tú y todos nos conectamos, vale la pena. 

“Ese deseo de ese goce, de compartir, colaborar, aprender es el agua, el fuego, el elemento que perpetúa, continúa el hecho creativo. Hay un momento, como dice Margarito, que más que tocar puertas, uno tiene que tumbarlas”, señaló la también autora de Cantos a Mariana.

Sin esperar apoyos o caer en brazos confortables, Longoria se lanzó al vacío portando sus versos como paracaídas, al igual que Altazor, de Vicente Huidobro, poema que tiene fuerte resonancia en Los viajes oníricos de Onán, pues aparece en la portada del libro. 

Arte y ética

En este mundo lleno de ruido ¿qué hacer con la palabra contenida en la poesía?, ¿por qué escucharla, leerla, recitarla, interpretarla?

La poesía, igual que la danza, la fotografía, el cine, la pintura, el dibujo, la expresión, los lenguajes artísticos son éticos todos por el hecho, sobre todo, de requerir libertad".

Denise Longoria

Escritora

“Creo que la ética en estos lenguajes artísticos es la libertad para crearlos, sobre todo en un mundo tan castrante donde hay formas, normas, lugares a los que se tiene que ir a comportar de cierta manera, ser de tal forma o no y eso puede ser desquiciante para muchas personas, en ese sentido creo que es importante defender la poesía y las artes. 

“Podemos hablar de orgías o de defender la patria, el amor”, apuntó.

En el librero del editor, que de alguna forma se parece un poco a los stands de las librerías, existe el vicio de categorizar los libros. 

Los indicadores comerciales señalan que el libro de superación y la novela siguen siendo los punteros en las ventas. La poesía siempre ha sido el patito feo de la literatura comercial. Para Longoria, la libertad creativa es más importante que cualquier categorización literaria.

La poesía y la narrativa implican procesos distintos. A mí me gusta la poesía, escribir canciones o reflexiones porque para mí es como surfear. La narrativa me parece más como picar piedra en una mina, en donde te encuentras solo dándole hasta que encuentras una pequeña gema”.

Denise Longoria

Escritora

Aprender jugando

Durante el viaje de Onán, hay una serie de voces que son una sola voz y todas a la vez. Va entre géneros, masculina, femenina, una voz que busca el amor ¿lo encontrará?

“Yo me pongo desnuda ante los dioses y que ellos me penetren, y sus voces son lo que se expresa por medio de estas palabras.

“Me gusta mucho lo lúdico, el juego. Soy de ver documentales de animales, de la naturaleza y viendo algunos de estos documentales hice una conexión, porque es parte de las influencias, de encontrar algo interesante en todo.

“Centré mi atención en los mamíferos y dice el documental que los mamíferos aprenden jugando. Cuando me doy cuenta de ello, entiendo que es muy lamentable de que nada más creces y se te acaba el mundo”, sentencia.

Longoria afirma que cuando creces, jugar se convierte en algo ridículo; por lo tanto, si ya no se juega ya no se aprende. La poeta cita un juego como incentivo a la lectura de su poemario.

“Yo lo que le diría a una persona que haga esa pregunta es que agarrara el libro y leyera la página que aparezca en la primera hojeada ‘abandonar el amor, esa búsqueda infinita’, por esa simple razón. 

“Para quien no sepa, hay un juego, tú agarras un libro, le haces una pregunta y en la página que abras el libro te va a responder”, finalizó antes de pasar a la música en vivo. 

Consejos de Longoria a los vivos

Si quieres ser escritor, no estudies la carrera de Letras, cualquier otra carrera puede ofrecerte material para pulir tu escritura, en vez de forzarla".

Consigue una excelente bibliografía de la carrera de Letras [emoji sonriente]".

El ejemplo le permite a uno atreverse a experimentar con cosas nuevas".

Publicidad