×

25 noviembre, 2019

Tigres Juvenil, el corazón de un bicampeón

En juego por demás cardiaco, y viniendo de atrás en dos ocasiones, los Auténticos Tigres categoría Juvenil vencieron 21 a 17 a los Linces de la UVM para alzarse con el bicampeonato de Otoño 2019.

Por: Luis Salazar   Fotografía: José Luis Macías

“Nunca subestimes el corazón de un campeón”, pronunció en los años 90 el entrenador Rudy Tomjanovich y hoy Auténticos Tigres categoría Juvenil lo hizo valer para alzarse con el bicampeonato de la ONEFA.

Viniendo de atrás en dos ocasiones, el equipo que dirige el coach Juan Carlos García supo corregir sus errores y superar por 21 puntos a 17 a unos aguerridos y sorpresivos Linces de la UVM que vendieron muy cara su derrota.

Tigres Juvenil, el corazón de un bicampeón

Según la prensa especializada, el equipo de la UANL era ampliamente favorito para llevarse esta final 2019 en el Estadio “Gaspar Mass” este 22 de noviembre. 

Los 330 puntos a favor y 46 en contra de la temporada y el 68-0 que les propinaron a las Águilas Blancas en la semifinal indicaban que Tigres nuevamente vencería a Linces este semestre.

Y la historia se escribió a su favor, sí, pero muy diferente a lo que predecía el oráculo.

Tigres inició el juego a la ofensiva y avanzó imponiendo su juego terrestre con relativa facilidad. En dos minutos abrió el marcador en acarreo wildcat de Saúl Díaz Barriga (26). Con el extra bueno el marcador se abrió 7-0 a favor de Tigres. Era una acuarela conocida.

Tigres Juvenil, el corazón de un bicampeón
Tigres Juvenil, el corazón de un bicampeón

Pero el destino, y la voluntad y garra de Linces, escribieron otra historia.

En el primer y segundo drive de Linces no pasó nada. Fue hasta el ocaso del primer cuarto que llegó el primer descalabro para Tigres. 

El mariscal de la UANL, Ángel Fernández (18), soltó un balón que Eros Díaz Rivera, camisa (4) de Linces, recuperó y llevó hasta las diagonales para empatar el juego 7 a 7.

Desconcertados, los auriazules entregaron el ovoide dos minutos después al no poder avanzar. 

Ahí llegó el segundo descontón de Linces cuando el corredor Francisco Real Cuevas (29) parecía ser detenido siete yardas adelante, pero no tocó el suelo, se paró y siguió corriendo para escaparse 65 yardas. Con el extra bueno se fue arriba Linces 14-7.                

En el segundo cuarto de juego, el empate llegó con la complicidad de Ángel Fernández y Aldo Herrera (5). El extra fue bueno para el 14 a 14.

A la mitad del segundo cuarto, Sebastián Segura (98) de Linces anotó el gol de 32 yardas totales que los puso arriba 17 a 14. Tigres seguía incierto al término de la primera mitad.

Tigres Juvenil, el corazón de un bicampeón
Tigres Juvenil, el corazón de un bicampeón

La segunda mitad inició con Linces a la ofensiva. Tres y fuera. Lo mismo Tigres.

El apoyador estrella de Tigres, Delfino Palomo (1), seguía en plan grande, pero la ofensiva auriazul no encontraba cómo abrir el cerrojo de los de rojo y blanco.

Restando un minuto y 35 segundos del tercer cuarto, Linces intentó un gol de campo de poco yardaje. Se le venía la noche a Tigres, pero la defensiva se agrandó y bloqueó la patada. La recuperó Ángel Pérez Rocha (50) para acarrear el ovoide hasta la yarda 40 de Linces y el público y banca locales estallaron de júbilo.

Faltando cuarenta segundos en el reloj del tercer cuarto, Miguel Rosales (14) se escapó más de 60 yardas y anotó los seis puntos más cardiacos del partido. El extra fue bueno y por fin Tigres se puso arriba 21-17.

Inició el cuarto y último período con Linces a la ofensiva. Delfino Palomo volvió a detener atrás a Iker en cuarta oportunidad. El reloj se hizo eterno para los de la UANL y apenas un suspiro para los de la UVM.

Ambos equipos completaron algunos primeros y diez y una intercepción, pero nadie se acercó con peligro a la guarida del rival.

Finalmente restaban menos de dos minutos en el reloj de juego. Entregaron el balón a Tigres, avanzaron un par de primeros y diez hasta la yarda 30 de Linces y consumieron los últimos instantes de juego.

Esos 20 segundos fueron una película en cámara lenta. Los jugadores bañaron a su coach “Caballo”. El público coreó en conteo los últimos segundos. 

Tigres Juvenil, el corazón de un bicampeón
Tigres Juvenil, el corazón de un bicampeón

Los árbitros aumentaron la emoción con un último castigo contra Linces y el reloj en 7 segundos. Siguió el conteo como si fuese Año Nuevo: siete, seis, cinco, cuatro, tres, dos, uno y todo era júbilo.

Luego de los respectivos saludos y porras entre ambos equipos, el coach García agradeció a la afición que bajó al campo para festejar con sus jugadores el bicampeonato.

El festejo duró unos 15 minutos porque reunió a todos para decirles: “felicidades, muchachos, pero ya empezamos a trabajar. La próxima semana esperamos a entrenar a los que suben a Intermedia y los que repiten Juvenil 2020”.

Tigres Juvenil, el corazón de un bicampeón
Publicidad