×

26 julio, 2019

Mario Santana, invencible en el deporte

Luego de 10 años de rehabilitación de una lesión en las cervicales, Mario Santana Ramos Hernández mantiene una carrera meteórica en el deporte paraolímpico de la UANL.

Por: Guillermo Jaramillo  

Hace más de una década, convirtió la rehabilitación en un deporte. Ahora rompe récords en cualquier campo en el que se presenta. Él es Mario Santana Ramos Hernández, originario de Villaldama, Nuevo León.

Lanzador de clava, Santana se formó en el seno de Tigres. Hace 14 años, él sufrió una lesión en cervicales portando el uniforme de los Castores de Ingeniería Civil. Nada lo ha detenido.

“La clava es una adaptación que hizo el comité paraolímpico internacional para la categoría 51 de campo, y es una adaptación de la jabalina en paraolímpicos.

Hace 14 años, Mario Santana sufrió una lesión en cervicales portando el uniforme de los Castores de Ingeniería Civil. Nada lo ha detenido.

“Como las categorías 51, en mi caso que soy cuadripléjico, una lesión en las cervicales, no tenemos agarre en las manos. Por ello el implemento de que parezca un bate pequeño de 35 a 40 cm. Pesa medio kilo y se nos facilita mejor el agarre para lanzar”, informa.

Todo deporte

Para Mario Santana el primer contacto fue en el basquetbol con el deporte paraolímpico. “Por mi categoría cuadripléjico no soy competencia para la categoría 1, quienes cuentan con movimiento en sus brazos”.

Buscando una disciplina donde se desempeñara mejor, el joven llegó al atletismo.

“Hay muy poca información, pocos videos de lo que es el lanzamiento de clava. De 2014 hacia atrás hay muy poca información”, comenta.

Junto a su padre, construyeron un implemento muy similar a la clava, en forma y peso. Durante un mes entrenó con la pieza que fabricaron en casa hasta que llegó a su primer torneo nacional en 2013. Lo ganó.

En 2014, Mario Santana tuvo su primera participación en un evento internacional en Arizona. Para 2015, llegó al Mundial de Qatar, primer evento de gran magnitud.

En esa ocasión no solo se enfrentó a los mejores del mundo, también tomó una clava oficial entre sus manos por primera vez. Para sorpresa de muchos, se coló al cuarto lugar del mundo.

Durante el 2015 y 2016, el deportista se concentró en la Ciudad de México, ya que estar entre los primeros lugares del mundo representaba una gran responsabilidad.

En 2014, Mario Santana tuvo su primera participación en un evento internacional en Arizona. Para 2015, llegó al Mundial de Qatar, primer evento de gran magnitud.

En los tres magnos eventos que continuaron, rompió la marca de la mano de su entrenador Iván Rodríguez Luna.

En las Olimpiadas de Rio 2016, Mario Santana quedó en sexto lugar. Él sabía que venía muy bien preparado a nivel físico; sin embargo, el punto débil fue la preparación mental y el escenario lo avasalló.

En las Olimpiadas de Rio 2016, Mario Santana quedó en sexto lugar.

“Cuando fui a Rio 2016 no había realizado una preparación completa, porque apenas iba empezando. Ahora sí llevo una preparación integral”, apunta.

Hace pocos años

Deportista de corazón, él siempre ha seguido a sus ídolos. Apoya a los Vaqueros de Dallas, fan del apoyador Ray Lewis, admirador de Michael Jordan y Tigre desde los tiempos del Diablo Núñez.

“El deporte me cambió la vida desde niño. Fui seleccionado infantil y juvenil en beisbol, softbol, futbol, basquetbol. El deporte siempre ha sido algo trascendental en mi vida.

“A los 21 años desgraciadamente me pasó este accidente en el futbol americano, que es el deporte que más me gusta. Me fracturé el cuello en una jugada accidental y me cambió la vida. Me dejó sin caminar.

Cuando veo contra qué me estaba enfrentando dije, ‘tengo que hacer algo diferente para poder salir adelante’. Entonces convertí la rehabilitación en un deporte”.

Mario Santana

Deportista paraolímpico

Tiempo después, Mario Santana se enteró que se formaba una selección en silla de ruedas para futbol y basquetbol. Ingresó al equipo como parte de los motivadores, pues físicamente no era competencia para sus compañeros.

“Al saber que no podía ser competencia por mis limitaciones físicas, me salí de la cancha y formé mi propio equipo de futbol y basquetbol. Ahora mismo tenemos un equipo a nivel amateur, donde hemos quedado tetracampeones.

“Soy parte como fundador, capitán y entrenador. De hecho, mi esposa juega en el equipo, ahí la conocí”, dice sonriendo.

Tigre de corazón, el deportista no olvida el gran apoyo brindado por la UANL en su rehabilitación e integración a esta nueva etapa como deportista.

Tengo muy arraigados los colores azul y oro. Después de 12 años de rehabilitación cuando regreso a paraolímpicos, los primeros que me abrieron las puertas fue el Departamento de Deporte Adaptado en Tigres".

Mario Santana

“Ya terminé la Licenciatura en Informática Administrativa y acabo de ingresar en la Licenciatura de Ciencias del Ejercicio en la Facultad de Organización Deportiva”, comparte.

Mario Santana se considera un tipo anti depresivo, pues nunca se detiene en el error, sino que busca superarlo.

“Corrige, mira hacia adelante porque creo que el deporte nos exige por igual a todos, ya sea a un profesional como Usain Bolt y Phelps, como a los que jugamos en el llano. Uno decide cuánto le va a invertir”, sentencia.

Publicidad