×

12 agosto, 2020

Enfrenta Karen Angulo la vida desde arena de rodeo

La estudiante de la Facultad de Agronomía de la UANL Karen Angulo tiene claro su objetivo: crecer como deportista en la disciplina de carrera de barriles y participar en un torneo en los Estados Unidos.

Por: Eduardo Rodríguez Palacios  

Enfrentar sus miedos, sentir la adrenalina, nunca rendirse, reflexionar y el amor son algunas de las cuestiones que Karen Angulo ha aprendido como barrilera, disciplina de rodeo que practica desde los 19 años de edad.

Su padre, quien fue jinete de toros, le heredó el gusto por este deporte, tanto, que la joven empezó a montar caballos desde los siete años.

Enfrenta Karen Angulo la vida desde arena de rodeo
Enfrenta Karen Angulo la vida desde arena de rodeo

Siempre me han gustado los caballos, pero lo que me apasiona de ser barrilera es el enfrentar mis miedos. Montar a caballo me hace reflexionar y ver las situaciones de otra manera. Es como perderle miedo a todo y enfrentar a la vida”.

Karen Angulo

Estudiante de la Facultad de Agronomía de la UANL

Caerse del caballo y perder el control del animal es un miedo que siempre ha estado presente en ella, pero lo ha tratado de superar.

“Otra cuestión que me ha enseñado esta disciplina es a nunca rendirme. Cuando afronto los barriles en una competencia los relaciono como si fueran obstáculos en la vida para superarlos. Es como aferrarte o luchar por lo que quieres”, detalla la estudiante de la Facultad de Agronomía de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

De 2018 a la fecha, Karen Angulo ha participado en múltiples competencias en Zuazua y Linares, Nuevo León, así como en Saltillo, Coahuila, en donde ha logrado subirse al podio.

Una carrera de mujeres

La Federación Mexicana de Rodeo -que cuenta con 21 asociaciones- establece que la carrera de barriles es la única disciplina en donde solo participan mujeres. Es un espectáculo de velocidad contra reloj.

El tiempo empieza a correr cuando la participante y su caballo pasan la línea imaginaria fijada por los jueces. Consiste en recorrer tres barriles colocados en la arena en forma de triángulo, en donde la competidora tiene que darle la vuelta a cada uno.

Si derriba uno de ellos, hay una penalización de cinco segundos en su tiempo final. La rutina termina cuando la barrilera cruza de regreso la línea imaginaria. Si cae del caballo antes de llegar a la meta es motivo de descalificación.

Las disciplinas de caballos en pretal, caballos en montura, jineteo de toros, lazo de becerros, achatada de novillos, lazo por parejas y amarre de borrega son otros deportes que también se practican en el rodeo en México.

En sincronía con su caballo

La conexión debe ser sólida. No hay tiempo que perder. Y aunque son tiempos de COVID-19, Karen se sigue preparando junto a su yegua de nombre Akira, en Pesquería, Nuevo León.

Enfrenta Karen Angulo la vida desde arena de rodeo
Enfrenta Karen Angulo la vida desde arena de rodeo

Tres veces a la semana, la joven universitaria trabaja alrededor de una hora en su condición física, así como en la fuerza de sus brazos, piernas y abdomen. Pero sobre todo en la sincronía que debe tener con su caballo.

“En los barriles lo importante es tener velocidad, pero también importa cómo el caballo dé la vuelta. Y para que esto funcione, se necesita que el animal tuerza su cabeza o cuello para el lado donde va a girar. Esto es fundamental, por lo que tengo que practicar con él ejercicios donde me responda su cuerpo para el lado que le pido”, explica la alumna de séptimo semestre de la Licenciatura en Ingeniero en Agronegocios de la UANL.

Una de las actividades que trabajan para perfeccionar este movimiento, por ejemplo, consiste en que si es necesario que el caballo gire hacia la derecha, la espuela (objeto metálico en talones) del pie de la barrilera toca al animal para que este responda ante el movimiento.

“Cuando entreno con mi yegua lo hago aproximadamente una hora, porque este ejercicio trata de hacer círculos para trabajar las direcciones al girar; es muy importante en una carrera de barriles”.

Una pareja amorosa

Prepararse para una competencia y pasar mucho tiempo con su yegua en los entrenamientos, ha hecho que esta disciplina deportiva le haya enseñado a Karen el amor.

“Se genera un vínculo muy fuerte, porque entre las dos nos conectamos. Algo frecuente que hago es que le doy cariño”, asegura la barrilera.

Recuerdo una vez que me caí y estuvo a punto de pisarme, pero en ese instante se dio cuenta que estaba en el suelo y se movió para evitar hacerlo, y después se quedó parada. A esto me refiero con la conexión".

Karen Angulo

Un sueño por cumplir

Aunque desde su infancia ya empezaba a montar caballos y fue hasta los 17 años de edad cuando comenzó a prepararse más para adentrarse en el mundo del rodeo, Karen tiene metas trazadas en este deporte.

Su objetivo es participar en una carrera de barriles en una arena de rodeo de los Estados Unidos, un sueño que tiene por cumplir.

Enfrenta Karen Angulo la vida desde arena de rodeo
Enfrenta Karen Angulo la vida desde arena de rodeo
Publicidad