×

4 marzo, 2020

Dan padre e hijo triunfos al emparrillado universitario

Hay historias ejemplares que se repiten, en el caso de Rubén Villarreal Dey y su hijo David Villarreal Garza así sucede. Es el deporte de las tacleadas el que generó esta similitud.

Por: Norberto Coronado  

Rubén Villarreal Dey, conocido por el apodo de La Zanahoria o Cerillo, llegó a Auténticos Tigres para vivir una etapa de éxito en la década de los setenta. En ese tiempo, comenzó a escribir una historia de campeonatos como coach y jugador.

Se inició en el deporte de la UANL con el futbol soccer, pero su fuerza para patear el balón le llamó la atención al entrenador de futbol americano Aarón Saucedo (1952-2019), quien lo invitó a jugar en la Preparatoria 1 en donde se coronó campeón; más tarde, repitió la hazaña ahora ante la Facultad de Medicina, en 1975.

“Los equipos Cóndores, Águilas, Cheyennes, eran los ganadores de la ONEFA. Tigres comenzaba a escribir su primera gran época. Trabajamos muy fuerte con Cayetano Garza en la temporada 1973 y venía lo mejor”, menciona Villarreal Dey.

Los Villarreal: fuerza y voluntad
Los Villarreal: fuerza y voluntad

Esos resultados como jugador le garantizaron el llamado de los Auténticos Tigres en 1976.

“Fue una temporada perfecta, increíble y que hasta el momento me ha dejado grandes amigos, recuerdos y gran experiencia.

“El celebrar el campeonato en el Estadio Universitario abarrotado fue inimaginable”, recuerda el egresado de la Facultad de Medicina, sobre la final de la temporada 1977 entre Auténticos Tigres y Águilas Blancas.

Con nostalgia y algo de coraje, recuerda que las Águilas Reales de la UNAM abandonaron el campo en el juego de semifinal de la temporada 1979 antes de que concluyera el juego que Auténticos Tigres ganaba 14-7.

A la postre, significó que no realizarían el viaje para el partido de vuelta. Por consecuencia, se suspendió la participación del equipo en la ONEFA durante dos años.

Antes de terminar su elegibilidad en Auténticos Tigres, Rubén Villarreal perteneció a la llamada generación dorada, que jugó en 1980 y 1981 partidos contra escuelas estadounidenses. Otros le llaman la generación perdida debido a que no jugaron precisamente en territorio mexicano.

Deporte que fortalece el carácter

David Villarreal Garza saltó a la fama en 2017 con una tacleada en el juego Fundidores vs Raptors. Gracias a la difusión que tuvo esta jugada, el jugador se convirtió en ejemplo nacional.

Desde los cinco años comenzó su aventura en el emparrillado, después de probar suerte con los Indios de San Jerónimo, de beisbol. Su hermano Rubén lo llevó al Club Pumas de futbol americano y de ahí ya no se fue.

Los Villarreal: fuerza y voluntad
Los Villarreal: fuerza y voluntad

Su familia le dice Davicho. Jugó 13 temporadas para los felinos, equipo en el que su condición física nunca fue impedimento para ser uno de sus integrantes.

David nació con una enfermedad llamada focomelia, que es la ausencia de elementos óseos y musculares en el brazo derecho. A pesar de esto, es un jugador con 25 años de experiencia en el futbol americano.

Mis padres nunca me trataron diferente. Si me caía, me decían ‘levántate’. El futbol americano me dio ese carácter. Sí tengo una debilidad pero la contrarresto con fuerza, entrenando más”.

David Villarreal Garza

Conferencista egresado de la Facultad de Ciencias Políticas, Jugador de los Fundidores de Monterrey en la Liga de Futbol Americano Profesional de México

Davicho juega en el equipo de Fundidores de Monterrey de la Liga de Futbol Americano Profesional de México y es egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la UANL.

“En ocasiones, de niño, me peleaba con algunos coaches que no dejaban que David jugara. Lo protegían y eso no me gustaba. ‘¿Cómo tomará confianza? Pues en la cancha’, les decía yo. Es un error sobreproteger”, indica su padre, Rubén Villarreal.

Y así, David Villarreal solo recuerda cosas buenas del emparrillado.

Los Villarreal: fuerza y voluntad
Los Villarreal: fuerza y voluntad

Mi primera intercepción con Pumas en un juego contra Halcones; mi paso por Auténticos Tigres de Categoría Intermedia, teniendo como head coach a Antonio Zamora; ser coach con las Águilas de Ciencias Políticas y ser jugador de Fundidores”.

David Villarreal Garza

“Es un orgullo verlo jugar, ser profesional”, confiesa el papá; y le replica el hijo“¿Cómo no hacerlo bien si tengo este gran ejemplo?”.

El doctor Rubén Angel Villarreal Dey es egresado de la Facultad de Medicina, y  fundador del Centro de Rehabilitación Física y Medicina del Deporte. David Villarreal Garza es conferencista de temas motivacionales, además de jugar para Fundidores de Monterrey.

Publicidad