×

26 agosto, 2019

Adopta UANL Plan Factory para garantizar cultivos

La Universidad Autónoma de Nuevo León producirá cultivos de mayor calidad, más económicos y en menor tiempo que la agricultura tradicional.

Por: Blanca Medina Viezca   Fotografía: Efrain Aldama

¿Se puede asegurar la producción de alimentos a pesar del cambio climático?

Humberto Rodríguez Fuentes, investigador de la Universidad Autónoma de Nuevo León, tiene la respuesta y sabe cómo ponerla en práctica con el Plan Factory, sistema que ya se aplica en países como Estados Unidos, Japón, China y Taiwán.

Este método de cultivo cerrado permite a un agricultor lograr una producción constante de vegetales durante todo el año, a pesar de los efectos del cambio climático.

La instalación cerrada del Plan Factory tiene un control total de los factores que intervienen en el crecimiento de una planta a través de un sistema artificial de luz, temperatura, humedad y concentraciones de dióxido de carbono.

Adopta UANL Plan Factory para garantizar cultivos
Humberto Rodríguez Fuentes

Productos frescos económicos y a la mano

La Universidad Autónoma de Nuevo León trabaja en este proyecto de la mano de Karma Verde Fresh S.A.P.I., del empresario Leo Lobato Kelly, quien invertirá para la construcción de una fábrica de hortalizas de porte pequeño como lechuga, espinaca, hierbabuena, entre otras.

En una primera etapa se pretende cubrir un área de entre 500 m2 y 10,000 m2.

“Hay un interés de construir una bodega de mil metros cuadrados para poder llegar a producir diferente tipo de especies y tener en forma directa la comercialización.

El objetivo es replicar esta práctica en otras regiones de México para incrementar y asegurar la producción de cultivos con mayor calidad nutricional y a un precio competitivo en el mercado.

“La idea que el empresario se ha planteado es la siguiente: tengo una bodega en frente de donde está una tienda y lo único que hago es que con mi camioncito llego, entrego, me regreso, espero el tiempo que me diga cuánto necesitan, entrego y así sucesivamente”, aseguró Rodríguez Fuentes.

“Estos sistemas son los sistemas de agricultura para las ciudades. Esto es lo que está en desarrollo ya en el mundo”, puntualizó el doctor en ciencias agrícolas.

Mejorando la especie

El investigador de la Facultad de Agronomía ha trabajado en este sistema durante cuatro años y señala que entre sus mayores beneficios destacan:

+ Calidad certificada

Garantiza la calidad de nutrientes como calcio, manganeso, potasio, zinc, cobre, fierro, manganeso, esenciales para el ser humano.

Dependiendo de la cantidad y calidad de luz que se use con la planta, la concentración de antioxidantes puede duplicarse.

+ Menor uso de insumos

Permite disminuir el uso de agua y fertilizantes (necesarios para su desarrollo) hasta en un 80 por ciento.

+ Optimización del espacio

El Plant Factory considera la producción intensiva y no la superficie, por lo que el diseño vertical permite reducir el uso de suelo hasta un 100 por ciento.

El sistema controlado en bodegas impide la explotación del suelo de la producción agrícola tradicional.

+ Reducción de desperdicios

Su producción en porte pequeño evita el desperdicio. Esto se traduce en una reducción del tiempo que tarda la planta en crecer, de los nutrientes que iban a usarse y de los recursos destinados para su crecimiento.

+ Alimento los 365 días del año

El control total del cultivo permite que se produzcan alimentos cualquier día del año y en la cantidad necesaria, según la demanda.

+ Producción acelerada

El tiempo de crecimiento acorta el ciclo hasta en un 50 por ciento.

+ Recorte en transportación

Con la fabricación de cultivos en la ciudad se recorta el traslado de los alimentos que se importan de otras ciudades, e incluso de otros países.

Esto además de impactar en el costo, permite que los cultivos se mantengan más frescos y al alcance de la población.

Publicidad