×

29 julio, 2020

¿Qué relación tienen las emociones y la alimentación?

El coraje, la preocupación, el enojo, la tristeza, la felicidad, entre otras, son emociones que forman parte del ser humano y que son normales. Sin embargo, pueden llevar malos hábitos alimenticios.

Por: Eduardo Rodríguez Palacios  

Las emociones que siente el ser humano hace que pase por una serie de sentimientos internos que a su vez pueden repercutir en su alimentación.

El coraje, la preocupación, el enojo, la tristeza, la felicidad, entre otras, son emociones que forman parte del ser humano y que son normales. Sin embargo, pueden llevar a diversas formas de escape.

¿Qué relación tienen las emociones y la alimentación?
¿Qué relación tienen las emociones y la alimentación?

El problema es cuando éstas se disparan o detonan comportamientos como el consumo de alcohol, drogas, pensamientos negativos y ocasionan que se coma de más o de menos”.

Claudia Hunot Alexander

Coordinadora de Extensión del Instituto de Nutrición Humana del Centro Universitario de Ciencias de la Salud de la Universidad de Guadalajara

En la mayoría de las ocasiones, la gente no sabe reconocer sus emociones y, al no hacerlo, desconocen cuáles son los comportamientos poco saludables que se desencadenan en su persona.

¿Qué desencadena comportamientos poco saludables?

Internos

Pensamientos, sentimientos, estados físicos (el hambre o la sed).

Externos

Ver a otras personas comer o tener frente a nosotros alimentos tentadores que no son saludables.

De acuerdo con la PhD in Behavioural Nutrition de la University College London, en México, la sobrealimentación emocional se asocia de manera significativa con un mayor índice de masa corporal.

“La invitación es que intentemos reconocer cuáles son las emociones que nosotros tenemos y ver la forma en cómo afectan en lo que comemos”, señala Hunot Alexander.

¿Qué relación tienen las emociones y la alimentación?
¿Qué relación tienen las emociones y la alimentación?

Recomendaciones

  • Saber reconocer tus emociones.
  • Distraer las emociones. Esto lo puedes hacer con la respiración, deteniéndote antes de comer.
  • Encontrar la manera de “consolarte” cuando estés triste o enojado, y que no sea a través de los alimentos; es decir, mejor sal a caminar. Evitar que tu primera acción sea ir por comida.
  • Pregúntate si comer cambiará el problema que enfrentas actualmente.

La especialista en nutrición de la Universidad de Guadalajara, Claudia Hunot Alexander, participó el 23 de julio en el seminario web Alimentación y nutrición en el contexto mundial ante COVID-19 de la UANL, con su ponencia “Alimentación consciente”.

Publicidad