×

18 mayo, 2020

Leer a Reyes, la mejor conmemoración

Autoridades de la academia, la cultura en humanidades de la Universidad Autónoma de Nuevo León leyeron fragmentos de la obra y rindieron la tradicional guardia de honor a Alfonso Reyes en el 131 aniversario de su nacimiento.

Por: Luis Salazar   Fotografía: Efraín Aldama

En la conmemoración del 131 aniversario de su natalicio, autoridades de la cultura y la academia en humanidades rindieron la tradicional guardia de honor en la estatua de Alfonso Reyes.

Y lo hicieron de la mejor manera en la que se puede recordar a una figura de la literatura universal: leyendo parte de su obra.

El evento se realizó el domingo 17 de mayo en la explanada de la Facultad de Filosofía y Letras, donde se encuentra la estatua del Regiomontano Universal, Alfonso Reyes.

Leer a Reyes, la mejor conmemoración
Leer a Reyes, la mejor conmemoración

Reyes es un autor clásico, vigente, vasto y sabio

El Secretario de Extensión y Cultura de la UANL, Celso José Garza, comentó que “Debemos leer con placer y amenidad. De la etapa en Madrid, que escribe Visión de Anáhuac y Cartones de Madrid, que personalmente como periodista me nutre porque encontramos a un joven Reyes ejemplar como cronista”, compartió.

Garza leyó La amenaza de la flor. Por su parte la Directora de la Facultad de Filosofía y Letras (FFYL), Ludivina Cantú, recordó que es una conmemoración ya tradicional en la facultad. Ella leyó La tonada de la sierva enemiga.

En tanto, el Director de la Capilla Alfonsina Biblioteca Universitaria, José Javier Villarreal explicó que en alguna parte de las obras de Reyes dice: “es más lo que callo que lo que canto”.

El maestro Villarreal citó el poema de Antología del amor occidental, escrito en 1926 y del que considera es un equilibrio muy fino entre la voz y el silencio.

El doctor Víctor Barrera Enderle, académico e investigador de la FFYL, leyó el pequeño soneto Casandra, que se encuentra en el libro Gomero en Cuernavaca, obra de 1958.

Diferentes épocas, diferentes Reyes

Funcionarios y docentes de la FFYL también se sumaron a la conmemoración y leyeron obras de Alfonso Reyes desde la primera hasta la quinta década del siglo XX.

El Subdirector Académico, Marco Antonio Cárdenas Nava, leyó La flama funesta. La Secretaria de Difusión Cultural, Rosa María Gutiérrez García, recordó al obra Las yerbas del tarahumara, publicado en 1934.

Por su parte, la Coordinadora del Colegio de Letras Hispánicas, Xochitl Magdalena Muñiz, leyó Romance viejo, fragmento del libro Calendario.

Además, la Coordinadora de Investigaciones de la FFYL, María Eugenia Flores Treviño, leyó el poema Quédate callado.

En tanto la obra Glosa de mi tierra, obra de 1917, la leyó la maestra Tzitel Pérez Aguirre, Coordinadora del Colegio de Edición y Gestión de la Cultura.

Finalmente, Luis Álvaro Benito Pareja Herrera, Coordinador de Enlace con la Comunidad de maestros Jubilados, leyó el momento cinco de Fuga de Navidad.

Publicidad