×

8 julio, 2020

Investigación académica debe impactar en la sociedad: Carmen Caffarel

Carmen Caffarel, catedrática e investigadora en Barcelona, España, realizó un análisis sobre las políticas públicas, el impacto de la investigación académica en las universidades y cómo estas inciden en la sociedad.

Por: Esperanza Armendáriz  

La investigadora Carmen Caffarel considera que la política pública de ayuda al sector de la investigación al interior de las instituciones de educación superior debería ser el modelo a seguir no solo en España, sino en toda Iberoamérica.

Así lo advirtió durante la Escuela Doctoral de Verano que se realiza de manera virtual en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB). Participó con la conferencia “Investigar en Comunicación en España”; el moderador fue el académico José Manuel Pérez Tornero (UAB).

“Investigación académica debe intervenir en la sociedad”, Carmen Caffarel
“Investigación académica debe intervenir en la sociedad”, Carmen Caffarel

Otro apunte de Caffarel -resultado de las investigaciones que realizó en fechas recientes- es que la gran mayoría de los estudios -casi el 99 por ciento- buscan solo describir la realidad y no van más allá. Es decir, no la evalúan o intervienen para que generen cambios sociales.

La realidad de la investigación actual

La conferencia “Investigar en Comunicación en España” dejó ver algunas realidades en materia de investigación en las universidades españolas.

Caffarel destacó que el área de comunicación ha perdido peso en la comunidad investigadora de ese país europeo.

“¿Cómo se distribuye el apoyo para investigación? La distribución existe de tal manera que, a nivel estatal, cada comunidad autónoma regla las políticas de investigación y apoyo. La comunidad catalana es la que mejor le salen las aplicaciones de políticas públicas en investigación.

La Universidad Complutense de Madrid es la universidad que acapara mayor número de tesis; un 22 por ciento del total de 52 universidades públicas y privadas que hay en España. Le siguen la Universidad de Sevilla y la Universidad de Málaga. Pero es la Complutense la que acapara casi el volumen total”.

Carmen Caffarel

Investigadora en la Universidad Autónoma de Barcelona

La académica de la Universidad Rey Juan Carlos (Madrid) reveló que la situación actual es muy similar a la de hace tres años.

“Estamos situados a nivel de investigación en comunicación a los mismos niveles de 2017. La investigación ha retrocedido en estos últimos dos años de manera significativa.

“Las políticas de investigación con Zapatero fueron buenas. Pero más de 65 por ciento del presupuesto no se ejecutó en 2016 y estos recortes han incidido en muchos grupos y proyectos de investigación”, afirmó.

En su ponencia, que se desarrolló en el segundo día de actividades de la Escuela Doctoral de Verano 2020, enfatizó en que las universidades no potencian los grupos ni la investigación.

La investigación es centralista en España; me refiero a Madrid y Barcelona a nivel de autónomas. Hasta en esto se nota el centralismo de las instituciones.

“En cuanto la publicación de artículos científicos, apenas se tiene presencia, ya que las revistas españolas quieren internacionalizarse más y ya nos dan muy poco espacio a los españoles.

“La revista Comunicar, por ejemplo, de cada 10 artículos publicados, solo uno es de autor español. Tenemos una gran dificultad para encontrar estos soportes de publicaciones”, aseguró.

Aumentar la cuota de género

Respecto a la cuota de género en las investigaciones en comunicación, Carmen Caffarel mencionó que hay un avance significativo.

De las publicaciones de artículos de revistas indexadas en comunicación, el 77 por ciento de los primeros firmantes eran varones y solo el resto eran mujeres. Pero en 2012 y 2016, hubo una equiparación de 50 por ciento.

Añadió que el programa europeo pide que en las investigaciones se tenga presente la variable de género, que haya presencia de mujeres y que el tema de género sea transversal en toda investigación respecto a los objetos y metodología.

Sin embargo, esto no se observa en los proyectos I+D (investigación y desarrollo). Aunque hay un alto porcentaje de mujeres que pide proyectos, la resolución está en 65 por ciento a favor de los hombres; por lo tanto, no se cumple la recomendación que hace la comunidad europea.

“En ciencias sociales, no estamos demasiados acostumbrados a que las tesis doctorales se liguen a proyectos de investigación.

“Los doctorandos son francotiradores, si logramos que los proyectos de tesis doctorales se liguen a proyectos de investigación, podrán compartir o ser más atrevidos en ese intento de intervenir a la realidad, que creo que debemos intentar hacer.

No podemos dejar de tener otra vertiente de separación real entre la Universidad y la sociedad; la sociedad nos ve como bicho raro, cosa que nuestros amigos de América Latina sí lo hacen”.

Carmen Caffarel

Publicidad