×

5 septiembre, 2019

Una década imprimiendo el oro

Con la colección de traducción de poesía, El oro de los tigres, la Universidad Autónoma de Nuevo León se apunta una década de editar lo más selecto de la poesía universal.

Por: Guillermo Jaramillo   Fotografía: José Luis Macías

Hablar de la colección universitaria El oro de los tigres es hablar de poesía, de traducción, gestión cultural; es decir, trinchera, batalla, comunicación, guerra, puente, cercanía, educación. 

Tal vez el concepto que enmarque todos estos significados sea Universidad

Fraguada durante el periodo de José Antonio González Treviño al frente de la Rectoría de la UANL, El oro de los tigres ha mantenido el interés y apoyo de los ejecutivos universitarios. 

La colección se mantuvo en el periodo de Jesús Ancer Rodríguez, y ahora, bajo la dirección de Rogelio Garza Rivera, llega a su primera década de existencia.

El compromiso con la palabra motivó a la Directora de la Capilla Alfonsina Biblioteca Universitaria, la poeta Minerva Margarita Villarreal, a iniciar los trámites legales y el papeleo pertinente para fraguar tan importante colección. 

Una década imprimiendo el oro de los tigres UANL

La amistad entre Jorge Luis Borges y Alfonso Reyes fue el primer eslabón en una rica cadena de colaboraciones.

La mayoría de las instituciones culturales le deben muchísimo a Reyes; lo conmemoran o recuerdan con la edición o reedición de alguna de sus obras".

Minerva Margarita Villarreal

Poeta y Directora de la Capilla Alfonsina UANL

“Yo no quería hacer lo mismo, y dije ‘por qué no rescatar a Reyes traductor’, pero no sabía la manera de presentarle el proyecto al Rector. 

“José Javier Villarreal me sugirió El oro de los tigres, que era un libro y poema de Borges, quien fue muy amigo de Reyes”.

La colección

Una vez realizadas las acciones correspondientes a la gestión cultural que implicaba derechos de autor, diseño, portadas, selección de autores a traducir, convenio de colaboración con los traductores, el oro empezó a vislumbrarse. 

Villarreal cuenta con un equipo de editores conformado por Martha Ramos, Nancy Cárdenas, Carlos Lejaim y Gómez, Rodrigo Alvarado y Alfredo Iván Noyola, la mayoría ex alumnos en la Facultad de Filosofía y Letras de la UANL. 

El resultado, book sets entre cinco y seis libros, con selecciones tan exquisitas como la traducción que hace Catalina Iliescu Gheorghiu del rumano Dinu Flămând; la aproximación de José Emilio Pacheco al griego de Constantino Cavafis; y la versión de José Kózer al español sobre una versión inglesa del japonés Saito Mokichi.

Lo anterior solo por mencionar los aciertos en la pluralidad de lenguas que nos acercan al latín de Catulo, el inglés de John Donne y el alemán de Gottfried Benn. 

Lenguajes traducidos en El oro de los tigres

  1. Francés, de Quebec y Francia
  2. Inglés, de Estados Unidos y de Reino Unido
  3. Italiano
  4. Portugués
  5. Rumano
  6. Ruso

Sin embargo, la colección no solo dialoga con poetas fallecidos, también presenta el trabajo de contemporáneos como Rae Armantrout, Anna Crowe, Anne Hébert, Anne Carson y Massimo Gezzi; todos ellos son una excelente brújula para adentrarnos en lo más relevante de la poesía mundial. 

Gracias a una ingeniería cultural, Villarreal y su equipo han confeccionado oro puro en instalaciones universitarias.

“La colección ha tenido no solamente impacto, sino el favor de una serie de traductores que son poetas, amigos, que han colaborado sin cobrar un quinto. Nosotros no tenemos manera porque sería excesivo para la Universidad hacer el pago de derechos. 

“Conseguimos que los traductores nos cedan sus derechos y conseguimos que el autor esté fuera de derechos por el tiempo de su fallecimiento, o bien, que quien lo representa nos ceda los derechos”, detalló Villarreal. 

Basta repasar las condiciones en las que se encuentran los editores en el país, nada favorables. 

Villarreal se muestra contenta al saber que El oro de los tigres tiene aportes significativos para la literatura universal, porque acercan a los autores de gran envergadura a nivel internacional con los lectores locales, además de difundir el trabajo de los traductores. 

Una década imprimiendo el oro de los tigres UANL

Los alumnos más destacados y con un gusto por la poesía llegan a la Capilla Alfonsina a solicitar su book set. Coleccionistas privados llaman a la oficina de Villarreal para preguntar si aún queda éste o aquel número de la colección. Es decir, El oro tiene gran impacto.

“La poesía, más en este tiempo, no es para todos, aunque uno quisiera inocularla y que fuera asequible a todo. Pero, desgraciadamente, hay demasiado ruido. 

La gente crece con ruido y para la poesía es importante el silencio, el reposo, el ocio, valorar el ocio como un tiempo de recreación.

Minerva Margarita Villarreal

“Eso generalmente en una sociedad como la regiomontana, que vive para el trabajo y el ahorro, aunque sea ilusoriamente, piensan que la poesía son versos rimados y para enamorar a otra persona”, comentó.

Cuando pareciera que el ciclo cierra con el libro impreso, la Capilla Alfonsina no descansa. Para celebrar la primera década de la colección, organizaron el Festival Internacional de Poesía El oro de los tigres, donde se contó con la participación de traductores y autores, quienes estuvieron al alcance del interés del público en general. 

“Mi mayor orgullo es que la colección sean títulos universitarios, que la Universidad Autónoma de Nuevo León se distinga por el fomento hacia el área de la poesía. 

Una década imprimiendo el oro de los tigres

“También debo reconocer que ha habido por parte de los rectores, el Ing. José Antonio González Treviño, el Dr. Jesús Ancer Rodríguez y ahora el Ing. Rogelio Garza Rivera, un deseo para que esto se siga haciendo. No es fácil, pero lo hemos seguido haciendo”, apuntó.

Hacer la colección no es barato. Se difunde entre los universitarios con un valor cuatro veces menor de lo que cuesta manufacturarla. En imprenta se paga 600 mil pesos por book set; la Capilla Alfonsina lo pone a disposición de los universitarios en 200 pesos. 

El costo para el público es de 350. Un regalo.

El servicio

Hay alumnos que se apuntan como voluntarios con tal de estar cerca del proceso que conlleva una colección como esta. 

“Nosotros ponderamos algo que para algunos, entre comillas, autores, ha sido muy criticado, que es el rigor.

Yo parto de que no puede haber poesía sin rigor. Debe haber en la poesía un proceso de depuración y, sobre todo, de traslado hacia una esfera que dé sentido a la música del poema, que generalmente es entrar a otra dimensión”.

Minerva Margarita Villarreal

Los colegas de Villarreal se admiran de la gran labor que la UANL realiza a favor de la literatura. De hecho, hay planes de colaboración con el Instituto de Cultura de Aguascalientes.

“La poesía siempre va a ser una inversión, que desde el punto de vista económico, estás tirando a la basura, pero desde el punto de vista moral, estás sembrando una semilla que va a dar un árbol, que probablemente ese árbol vaya a proliferar en una serie de árboles que hagan un bosque en el que podamos respirar con mayor libertad hacia dentro de nosotros mismos. 

“Eso es lo que ganamos con la poesía, la libertad interior. La libertad de ser en el sentido de que en este mundo que vivimos, guiado por patrones de consumo en que los satisfactores son inmediatos, las cosas que nos alientan son inmediatas, en donde un pedazo de cielo se vende para promover pantalones Levi’s u otra cosa. 

“La difusión de la poesía a este nivel es estar sembrando futuro en términos del humanismo”, reflexionó. 

Hay que reivindicar nuestro compromiso de existencia con la naturaleza. La poesía promueve para empezar conocerte a ti mismo”.

Minerva Margarita Villarreal

Publicidad