×

17 junio, 2020

Margarito Cuéllar, un periodista inspirado en la poesía

No siempre se ganan premios de poesía y no siempre se hacen pactos entre dos profesiones que duran toda la vida. Así lo comparte Margarito Cuéllar, quien ha experimentado su vida y obra entre la literatura y el periodismo.

Por: Guillermo Jaramillo  

Nació en Ciudad del Maíz, San Luis Potosí, en 1956, Margarito Cuéllar es un poeta trotamundos. Egresó de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Aún recuerda cuando hizo un pacto entre ambas profesiones.

“Yo llego a Monterrey a los 16 años. Aquí hago tercer año de secundaria. Yo estaba más bien metido en la parte de la actuación, hacer teatro. Tenía muchas dudas acerca de qué se vive en la literatura.

“Entonces, todavía estaba por inscribirme en la Universidad y la fila de inscripción se agotaba y mi angustia crecía porque no sabía si estudiar literatura o periodismo.

Cuando la fila se iba a acabar decidí hacer un pacto interior entre el aspirante a poeta y el periodista, y le dije al periodista que le tenía que dar de comer al poeta en los momentos complicados de la vida. Y así ha sido. He estado combinando los dos trabajos por toda la vida”.

Margarito Cuéllar

Poeta y Director del Área de Literatura en Colegio Civil de la UANL

Su último libro, Teoría de la belleza, aún sorprende. En 2014, terminó de escribirlo luego de contar con un apoyo de Conarte. De inmediato, concursó en Sinaloa, donde obtuvo la publicación de la obra.

Con el libro ya en sus manos, Cuéllar envió un paquete a Cuenca, Ecuador, en donde se realizaría el más importante festival de poesía para Obra Publicada de Latinoamérica. En 2019, resultó ganador del 17 Certamen Hispanoamericano Festival de la Lira.

Si alguien tiene algo qué preguntarle a Cuéllar algún consejo como escritor o periodista, pueden acudir a sus talleres de escritura creativa o visitarlo en su oficina en el Colegio Civil Centro Cultural Universitario, donde coordina el Área de Literatura.

Un icono de la poesía mexicana, Margarito Cuéllar cuenta un poco de su historia, que forma parte del legado de la UANL.

Un trotamundos

Nacido, como él mismo ha dicho en muchas ocasiones, en Ciudad del Maíz, que ni era ciudad ni había maíz, Cuéllar llegó a Monterrey para completar sus tres ejes territoriales: San Luis Potosí, Tamaulipas y Monterrey.

A través de la poesía, adquirió su carta de naturalización como regio. Reunió gran parte de la actual geografía de la poesía regiomontana en un proyecto titulado Monterrey, Alforja de Poetas, allá por los años noventa.

Se editaron tres tomos y ha servido como un mapa preciso para las generaciones posteriores. Del joven periodista que trabajó en estas antologías poéticas, al sabio poeta y promotor de la literatura que es en la actualidad, han pasado los años, ricos en experiencias.

“De aquel tiempo a esta parte sí he cambiado algunas cosas. No sabía que me iba a vincular con la poesía latinoamericana. Mis regiones eran San Luis Potosí, Tamaulipas y Monterrey.

En 1999, aplico en la primera generación del FONCA para estancia en otros países. Y fui seleccionado y yo había elegido Colombia. Se reían de mí algunos compañeros porque no había decidido Francia o Canadá o Estados Unidos como opciones.

Margarito Cuéllar

Poeta

“Elegí Colombia porque los demás países latinoamericanos no venían. Creo que sí aparecía Venezuela. Yo quería vincularme más con mi lengua y el español que hablan en Colombia está muy elaborado.

“Ese viaje me conectó con los poetas latinoamericanos. Coincidí con poetas de todos los países dentro de encuentros que se realizaban”, apuntó el autor de Batallas y Naufragios.

Aquel pacto sigue vigente entre el periodista y el poeta. Cuéllar realizó sus últimas estancias en oficina como periodista dentro de Milenio Diario. De vez en cuando, publica artículos en revistas.

Hace poco, realizó el libro José Alvarado. Antología, editado por Cal y Arena, que es un acercamiento al trabajo periodístico del gran “Pepe Alvarado”.

Obtener el máximo galardón poético en Ecuador, le recuerda que, hoy, las fronteras se han derribado.

“Un premio no se gana todos los años. Un premio se puede ganar cada cinco o seis años, salvo algunos poetas que lo han logrado y tienen más de 30 premios literarios. Antes era muy complicado hacerte notar hacia el interior de la república. Con el premio compites, te haces notar con él y ganas un recurso.

“Mi generación ya no tenía que trasladarse a la Ciudad de México para hacer una carrera; antes sí, por ejemplo, Jorge Cantú de la Garza, creador del Centro de Escritores de Nuevo León, o Ernesto Rangel Domene.

“A nosotros nos toca crear aquí espacios independientes cuando todavía no hay becas, no hay estímulos”, indica el autor de Tambores para empezar la fiesta.

Cuéllar ha sido profesor de la Facultad de Ciencias de la Comunicación, así como editor de la Revista Armas y Letras. Fue editor de la revista Ciencia UANL. Ha sido coordinador del Centro de Escritores de Nuevo León, único en su concepto en todo México. Imparte talleres de escritura creativa por toda la ciudad.

Margarito Cuéllar

Poesía

  • Hoy no es ayer, Árbor/UANL, 1983
  • Batallas y naufragios, Ediciones Castillo, 1985
  •  Noticias poéticas, Praxis/Dosfilos/UAZ, 198
  • Árbol de lluvia, antología personal, 1983–1993 , Conaculta/ICA
  • Los Cincuenta, 1994
  • Plegaria de los ciegos caminantes, Universidad Nacional de Colombia, Bogotá, 2002
  •  Ecuatoriales, Mayor Books, Ómnibus de Poesía, Quito, 2006
  • Estas calles de abril. Saga del inmigrante, Aldus/ UANL, 2008
  • Música de las piedras. Obra reunida 1982-2012, Praxis/UANL, 2012
  • Las edades felices, Hiperión,  2013
  • Vigilias, Santiago de Chile, RiL Editores, 2013
  • Teoría de la belleza, Sinaloa, 2014

 

Periodismo

  • Veinte años de poesía en Monterrey, 1962–82, Ediciones del XX Aniversario del STUANL, Monterrey, 1983
  • Monterrey, alforja de poetas, Ayuntamiento de Monterrey, 1989
  • En resumidas cuentas, antología personal, 1982–1988, Silencio, Aguascalientes,1990
  • Monterrey, alforja de poetas, Tomo II, Gob. del Edo. de Nuevo León, 1992
  • El mar es un desierto. Poetas de la frontera norte, 1950–1970, Conaculta/FONCA/UANL, 1999
  • El sueño de la sombra, Diáfora, 2007
  • Jinetes del aire : Poesía contemporánea de Latinoamérica y el Caribe, Santiago de Chile/Quito/Monterrey, RiL Editores/Universidad Central del Ecuador/UANL, 2011

 

Ensayo

  •  Notas para ilustrar el optimismo por la poesía en Nuevo León, s.p.i., 1993
  • Árbol de luces, UANL–FFYL/Centro de Información de Historia Regional/Patronato Monterrey, núm. 400, 1996
  • Poetas en la Casa de la Luna, Verdehalago/UANL, 2004
  • El derecho a volar: Alfonso Reyes y la ciencia, UANL, 2008
Ver más
Publicidad