×

7 octubre, 2020

Honran el legado del doctor Eusebio Guajardo Zambrano

El 30 de septiembre se llevó a cabo la conferencia “Dr. Eusebio Guajardo Zambrano: un visionario de la medicina moderna”, a través de las redes de la Facultad de Medicina, dentro del ciclo Médicos de Buena Letra 2020.

Por: Guillermo Jaramillo  

La Facultad de Medicina de la UANL, el Hospital Universitario “Dr. José Eleuterio González” y la Sala Museo “Dr. Ángel Óscar Ulloa Gregori” fueron los responsables de llevar a cabo el evento Médicos de Buena Letra 2020, en donde se abordó la conferencia “Dr. Eusebio Guajardo Zambrano: un visionario de la medicina moderna”, a través de las redes de la Facultad de Medicina.

En la charla virtual participaron Carlos Medina de la Garza, Armando Hugo Ortiz, Antonio Olvera y Gilberto Treviño Martínez, quienes coincidieron que Guajardo Zambrano fue un visionario de la salud en el estado, quien aportó gran capital humano para la sociedad de su tiempo y generaciones futuras.

Nacido en 1870 en Apodaca, Nuevo León, Guajardo Zambrano vivió una juventud llena de bonanza. Bajo el gobierno de Bernardo Reyes, el futuro pediatra hizo sus estudios de bachillerato en el Colegio Civil, para ingresar en 1889 a la Escuela de Medicina, de la que se graduó en 1895.

Un pediatra visionario

El legado del pediatra se encuentra en la realización del proyecto moderno del Hospital Civil, hoy Hospital Universitario “Dr. José Eleuterio González”, y su interacción con una escuela de medicina.

“Lo que ha hecho Eusebio Guajardo Zambrano de su vida y para esta sociedad es su sueño cumplido.

“Un sueño que tenía que ver con el ejercicio moderno de la medicina; su especialidad en pediatría, que se adelantó muchos años a los estudios especializados en nuestro país. Él estaba inspirado en la medicina norteamericana por su influencia y formación en este país”, señaló Medina de la Garza.

Honran el legado del doctor Eusebio Guajardo Zambrano
Honran el legado del doctor Eusebio Guajardo Zambrano

Estudiante brillante, a Guajardo Zambrano se le recuerda como un hombre serio, profesional visionario y constructor de sueños.

Puso su consultorio y botica en la Calle Guerrero. Pasó a formar parte del gabinete en tiempos de Bernardo Reyes, pero con el golpe de estado de Victoriano Huerta, se autoexilió en Texas. Ahí hizo su especialidad en pediatría. Fue el primer médico de Nuevo León en especializarse en pediatría en el extranjero".

Carlos Medina de la Garza

Doctor

Con el estudio de posgrado en pediatría, Guajardo se adelantó casi tres lustros a la era de especialización en México. En 1916 regresó a Monterrey como titular de la cátedra de Patología y Clínica de los Niños.

“En 1918 lo nombran director de la Escuela de Medicina y en 1921 director del Hospital Universitario”, señaló Armando Hugo Ortiz durante su ponencia.

Para Olvera, el doctor vivió una época de bonanza durante su juventud, pero en su edad adulta sufrió, como todo Monterrey, el paso de la Revolución Mexicana.

“Hay mucha migración de las ciudades cercanas hacia Monterrey, el cierre de negocios. Por si fuera poco, tenemos una crisis de alimentos, la Primera Guerra Mundial, una crisis de viruela en 1918 y la gripe española que trae como consecuencia la muerte en Monterrey de mil 500 personas.

Hay una lucha de ideas, habrá conflictos obrero patronales. Hay una lucha política con gobiernos totalmente inestables. Esto trae como consecuencia que el gobierno no tuviera el suficiente numerario para atender como se debiera a los servicios como la educación y la salud”.

Antonio Olvera

Historiador
Publicidad