×

27 agosto, 2019

Glafiro Alanís: siempre vivo, siempre verde

Glafiro Alanís fue catedrático de la UANL y un apasionado de la biología, así como defensor de los espacios verdes. El botánico inspiró a cientos de universitarios.

Por: Blanca Medina Viezca   Fotografía: Efraín Aldama

Glafiro José Alanís Flores, doctor en Ciencias con especialidad en Botánica y formador incansable, será recordado como un hombre comprometido con la sociedad y su entorno. Su estandarte siempre fue la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Con su partida el 5 de enero de 2019, dejó un legado dentro y fuera de las aulas, pues además de sus contribuciones en la UANL, llevó su pasión por la naturaleza al resto de la sociedad mexicana.

Pionero de la formación forestal en la UANL

  1. Fundó el Centro de Investigaciones Biológicas, el cual dirigió hasta 1981, cuando lo transfirieron a Linares por instrucciones del entonces Rector de la UANL, Alfredo Piñeyro López.
  2. Coordinó el Instituto de Silvicultura y Manejo de Recursos Naturales Renovables, hoy Facultad de Ciencias Forestales, en el sur del Estado.
  3. Durante su gestión, un grupo de 25 becarios viajaron al extranjero para estudiar una maestría y, posteriormente, reincorporarse como docentes y generar conocimiento.
  4. Tras dos años de trabajo, en 1983 Alanís integró el capital humano y la infraestructura necesaria para desarrollar investigación y convertir el Instituto de Silvicultura y Recursos Renovables en una facultad.
  5. En 1987, lo nombraron Director de la Facultad de Ciencias Forestales, que dirigió por seis años.
  6. En 2003, fue nombrado Profesor Emérito de la UANL por la Facultad de Ciencias Forestales.

Fiel defensor de las especies nativas

Desde sus inicios, el biólogo pugnó por la reforestación y conservación de plantas que se adaptan al medio y necesitan la fauna silvestre.

Hasta el último día de su vida, el renombrado académico se esforzó por promover el uso de plantas nativas.

En la actualidad, Nuevo León cuenta con grandes viveristas, que son jóvenes formados por el maestro, y a quienes transmitió el amor por la flora de la región.

Otras de las contribuciones destacables de Glafiro Alanís fue la mejora del medio ambiente gracias a sus proyectos de reforestación en diferentes regiones del país como Chihuahua, Quintana Roo y Nuevo León.

Además, colaboró en el rescate del Parque Lago en Monterrey, Ojo de Agua en Escobedo; y en la defensa del Cerro del Topo Chico.

Glafiro Alanís: siempre vivo, siempre verde
Publicidad