×

6 enero, 2021

Adolfo de la Torre: pasión y entrega al deporte universitario

Con un legado imborrable en las canchas de futbol, Adolfo de la Torre Martínez convirtió a la FIME en un semillero de grandes jugadores para los Tigres de la UANL. Además, el entrenador apoyó incansablemente el desarrollo en Nuevo León del bádminton, su otra pasión.

Por: Norberto Coronado  

El entrenador Adolfo de la Torre Martínez (Monterrey, 1965-2020) nunca ha de haber imaginado la trascendencia de sus palabras, de sus actos y de los valores como la disciplina, la humildad y el trabajo que dejó en cientos de jóvenes jugadores de futbol en su paso por la Universidad Autónoma de Nuevo León durante casi cuarenta años de trayectoria.

De la Torre Martínez estudió Ingeniero Mecánico Electricista y una Maestría en Relaciones Industriales, aunque su mejor desempeño fue con su familia y en el campo de juego, donde su legado perdurará por siempre.

El verde y el blanco de los Osos los llevaba en el corazón y supo arraigarles el amor al deporte a sus pupilos en todas las categorías en las que fue entrenador, y si una facultad de la Universidad tiene equipos de futbol es la Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica.

El apodo de “El Greñas” sonó fuerte y contundente en las canchas de los Osos y retumbó con múltiples campeonatos, como el de 1997 en la categoría femenil, el de 1998 en varonil mayor y el de 1999 con FIME D.

Adolfo de la Torre: pasión y entrega al deporte universitario
Adolfo de la Torre: pasión y entrega al deporte universitario

La camaradería entre jugadores y entrenador le valió para tener una década dorada con FIME al proclamarse campeón en el 2015, 2017, 2018 y 2019 en las categorías varonil y femenil.

Con trabajo, dedicación y esfuerzo, el entrenador regiomontano formó a grandes jugadores que representaron a los Tigres de la UANL en la Universiada Nacional, haciendo de la FIME un semillero para el equipo que dirigía Roberto Gadea Ayala (QEPD).

El trato bondadoso fuera del campo, así como la amabilidad y la sencillez generaban la confianza de sus jugadores al grado de considerarlo como un padre por su don como persona y humildad al aconsejarlos, ayudarlos y ofrecer la atención especial que requería cada jugador.

El bádminton, su otra pasión

De acuerdo con el entrenador y presidente de la Asociación Regiomontana de Bádminton, Marco Antonio Garrido Salazar, el aporte que realizó durante más de 15 años Adolfo de la Torre fue fundamental para el desarrollo del deporte de la raqueta.

La Facultad de Organización Deportiva nos otorgó un espacio para traer el bádminton a Nuevo León, estamos hablando del 2003, y Adolfo ayudó en todo: era de mantenimiento, asistente, de hidratación. Fue clave para el progreso del deporte en el estado”.

Marco Antonio Garrido Salazar

Presidente de la Asociación Regiomontana de Bádminton

Y mientras la calidad de los jugadores crecía a pasos agigantados, De la Torre Martínez se apoderaba de la tribuna, pues con su carisma, ingenio y poderosa voz ensordecía las instalaciones deportivas en las que el bádminton de Nuevo León y de la UANL participaba con sus porras.

Adolfo de la Torre: pasión y entrega al deporte universitario
Adolfo de la Torre: pasión y entrega al deporte universitario

Mi padre ni sabía cómo se llamaban los golpes con la raqueta, pero como quiera me gritaba. Fue el alma de la tribuna. Sus porras eran conocidas y pedidas por el público en todos los gimnasios a los que asistíamos”.

Anahí de la Torre

Hija de Adolfo de la Torre

El universitario recorrió toda la República Mexicana acompañando a la delegación nuevoleonesa de bádminton en la Olimpiada Nacional y del 2017 al 2019 hizo lo propio con su hija Anahí de la Torre durante sus participaciones en la Universiada Nacional, donde obtuvo múltiples medallas.

El ingeniero Adolfo de la Torre Martínez falleció el 25 de septiembre del 2020 dejando huella en la tribuna, en la cancha y, sobre todo, en el corazón de los jugadores, a quienes supo enfilar a ser grandes profesionistas; al igual que en la afición, al entregar sus gritos de apoyo incondicional, y en su familia, al ser todo un ejemplo de superación, dedicación y ejemplo de trabajo.

Publicidad