×

28 abril, 2020

¿Qué reflexión nos está dejando la pandemia del coronavirus?

Señala socióloga de la UANL que el tiempo, las necesidades, la responsabilidad, el individuo-sociedad y la naturaleza y crecimiento económico son algunos de los temas que la sociedad debe reflexionar en los tiempos del COVID-19.

Por: Eduardo Rodríguez Palacios   Fotografía: Daniel Zamora

Generar personalidades más humanas, sociales y colectivas son algunos de los puntos importantes que esta pandemia del coronavirus le está dejando o puede dejarle a la sociedad en general.

De acuerdo con la socióloga de la Universidad Autónoma de Nuevo León María Elena Ramos Tovar, estas personalidades no deben surgir de la angustia, del miedo o de la desesperanza, sino desde donde se sitúen las personas frente a la comunidad y no en contra de ella.

Necesitamos personalidades colectivas donde se erija un ser humano más solidario y menos egocéntrico; donde el bienestar social y mental sea construido desde la solidaridad, de la empatía, de la cercanía o del trabajo colectivo”.

María Elena Ramos Tovar

Socióloga de la UANL

¿Cómo generar personalidades colectivas?

Para Ramos Tovar, el tiempo, las necesidades, la responsabilidad, el individuo-sociedad y la naturaleza y crecimiento económico son algunos de los temas que la sociedad debe reflexionar en medio del confinamiento ocasionado por la presencia mundial del COVID-19.

De esta manera, podremos edificar seres humanos basados en la esperanza, con una personalidad social desarrollada a partir de certezas y no de angustias.

Una personalidad que se fundamente en la solidaridad y no en la competencia. Una personalidad que se desarrolle en función de un sentido de pertenencia y unión, en lugar de una personalidad violenta.

Tiempo y diálogo con los hijos, clave para mantener el núcleo familiar
Tiempo y diálogo con los hijos, clave para mantener el núcleo familiar

A tiempo para el desarrollo del ser

El tiempo por cumplir metas, en todos los ámbitos de la vida, ya sea laboral, educativa o familiar, se vincula con la idea de mostrar que el buen uso del mismo se convierte en un indicador de éxito, por tanto, el detener el tiempo ante esta pandemia, detener el movimiento laboral, ha dejado un tanto pasmada a la sociedad.

“En estos momentos de pandemia, el ritmo de vida es obligado a detenerse, pero ese detenerse ha sido ya desde hace unos años el llamado de muchas voces a nivel mundial que hablan de reducir jornadas laborales, de ampliar tiempos de crianza para hombres y mujeres”, asegura la profesora de la Facultad de Trabajo Social y Desarrollo Humano de la UANL.

Debemos realmente repensar esa frase de ‘el tiempo es oro’ y más bien pensar que el tiempo tiene que estar más vinculado al desarrollo del ser, más que al ideal del tener o poseer”.

María Elena Ramos Tovar

Centrarse en lo necesario

La especialista de la Universidad Autónoma de Nuevo León María Elena Ramos Tovar asegura que en estos momentos el ser humano debe cuestionarse sobre qué es lo verdaderamente necesario.

Refuerza este punto tomando como base la pirámide del psicólogo Abraham Maslow, con la cual muestra que entre las necesidades más básicas del hombre se encuentran las fisiológicas, seguidas de las de seguridad, afiliación, reconocimiento y autorrealización.

Pero pensando bajo este esquema, ahora pareciera más claro que la necesidad más básica es la salud o alimentar el cuerpo. Sin embargo, agrega, estas necesidades no son realizadas en lo abstracto, sino que cada persona se nutre de una manera diferente.

“Nuestras condiciones de salud y alimentación están ligadas a nuestra pertenencia a cierta clase social o de cultura, y se construyen a la par ideales de salud, de belleza, de tener un cuerpo sano bajo principios generalmente de consumo, en el comer, el vestir, el adecuar ese ideal de belleza a nuestro cuerpo.

La pandemia ha hecho presente nuestra finitud, nuestra mortalidad y, por tanto, preguntarnos qué es lo verdaderamente necesario o importante”, expone.

Compartir responsabilidades

Para muchos, es primordial buscar al responsable de esta crisis y la sociedad apunta a los excesos de comunidades que tienen culturas alimenticias exóticas, como es el caso de China.

Sin embargo, también hay un señalamiento de responsabilidad de gobiernos o de empresas farmacéuticas que buscan esparcir virus o infundir miedo para el control de la población.

De la misma manera, se pretende responsabilizar al empleado de sus cuidados y de los efectos de esta crisis. Pero hay otras voces que demandan a empresas trasnacionales, a sectores bancarios a ser verdaderos entes de responsabilidad social.

¿Qué reflexión nos está dejando la pandemia del coronavirus?
¿Qué reflexión nos está dejando la pandemia del coronavirus?

Los seres comunes somos responsables de nuestro entorno inmediato, de mantener esa sana distancia, de asumir un autocuidado en nuestra limpieza, pero qué hay de esas responsabilidades de sectores de las grandes empresas o de los grandes capitales, que no quieren disminuir sus índices de ganancia. La responsabilidad efectivamente es de todos".

María Elena Ramos Tovar

“Mientras los grandes empresarios no entiendan que el sistema económico no puede sostenerse solo de esos actos de filantropía momentánea, sino que necesitan de verdad un compromiso social y donde los costos no sean dirigidos únicamente a los consumidores, a los trabajadores o al 99 por ciento de la población que está fuera de ese círculo de riqueza extrema, mientras eso no ocurra, no podemos pensar en comunidades socialmente responsables”, puntualiza Ramos Tovar.

Crecimiento económico con base social

Ante el detenimiento de la actividad humana y económica, se ha visto cómo en parques y playas están apareciendo osos, venados, ballenas, leones marinos, entre otras especies.

Estas imágenes que se han observado en las redes sociales y medios de comunicación sobre la naturaleza dejan en claro la vulnerabilidad de la especie humana.

¿Qué reflexión nos está dejando la pandemia del coronavirus?
¿Qué reflexión nos está dejando la pandemia del coronavirus?

Esto es un indicador de que el crecimiento económico ha invadido los espacios de otros seres vivos, pero más aún, ha trastocado un balance ecológico que destruye al mismo ser humano.

“Parar industrias, autos, camiones, trajo el efecto que en muchos foros económicos se ha señalado sobre el tema de la explotación ambiental. Tendremos que buscar alternativas de crecimiento económico donde el desarrollo social sea la base”, señala la socióloga de la UANL.

Publicidad