×

24 septiembre, 2019

Invierte hoy para tu futuro

En México, el 63 por ciento de las personas no tiene una cuenta de ahorro para el retiro, mientras que el 54 por ciento admite no preocuparse por su futuro.

Por: Eduardo Rodríguez Palacios   Fotografía: Efraín Aldama

¿Alguna vez has pensado en ahorrar para tu retiro? Si tu respuesta es no, es hora de que visualices cómo quieres vivir tu vejez cuando dejes de trabajar, tal como lo propone Julio César Arteaga García, investigador de la Facultad de Economía.

De acuerdo con el estudio “Afores y ahorro para el retiro” publicado en 2016 por el Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República, el 63 por ciento de los mexicanos no tiene una cuenta de ahorro para el retiro, mientras que el 54 por ciento admite no preocuparse por su futuro.

Invierte hoy para tu futuro
Invierte hoy para tu futuro

La problemática de las Afores comienza en 1997 cuando se reforma la Ley del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), que databa de 1973.

Entre los cambios más importantes que trajo destaca que a partir de 1997 se crearon cuentas individuales por medio de una Afore, de manera que la pensión estaría definida en lo que se haya ahorrado en la etapa productiva de los mexicanos.

“Para poder tener derecho a tu pensión tienes que haber trabajado 25 años aproximadamente. Pero este tiempo tiene que ser en el mercado formal, es decir, en una empresa que cotice en el IMSS y por tanto que esté dando aportaciones a la Afore".

Julio César Arteaga García

Investigador de la Facultad de Economía

“Es una problemática importante, porque si comparamos la pensión con la ley de 1973 vigente hasta 1997, quien se jubilaba tenía derecho a una pensión que era equivalente al salario de los últimos cinco años.

“Mientras que ahora te están diciendo que, cuando mucho, vas a tener una pensión que es equivalente al 50 por ciento de tu último sueldo e incluso puede ser hasta menor”, explicó Arteaga García.

¿Qué debes saber de una Afore?

  1. Son entidades financieras que se dedican exclusivamente a administrar cuentas individuales de ahorro para el retiro.
  2. Administran e invierten el dinero a través de una Sociedad de Inversión Especializada en Fondos para el Retiro (Siefore).
  3. Actualmente existen 10 Afores en México.
  4. Las aportaciones a tu cuenta son obligatorias. Actualmente el nivel establecido en la Ley del IMSS es del 6.5 por ciento del salario base de cotización.
  5. El ahorro en estas cuentas es realizado por aportaciones del trabajador, el patrón y el Gobierno.
  6. La comisión que cobran las Afores aproximadamente es del uno por ciento sobre el saldo de la cuenta.
  7. Cada trabajador tiene una cuenta personal en la que se van acumulando los recursos depositados a lo largo de su vida laboral.
  8. El trabajador puede disponer del dinero al cumplir 65 años de edad y mil 250 semanas de cotización, en el caso de los trabajadores afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social.

¿Cómo funcionaría tu Afore durante tu etapa laboral?

De acuerdo con la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (CONSAR), con el siguiente ejemplo podríamos entender el alcance de las proyecciones adelantadas de la pensión de un trabajador:

  • Una persona de 25 años, con un salario mensual de 10 mil 515 pesos, que sólo recibe la aportación obligatoria del 6.5 por ciento de sus ingresos en la cuenta de su Afore, tendrá un ahorro total de 730 mil 442 pesos al cumplir 65 años, con una pensión de 3 mil 298 pesos mensuales.
  • Si ese mismo trabajador ahorra o hace una aportación voluntaria (adicional al 6.5 por ciento obligatorio) de 485.52 pesos, recibirá una pensión de 5 mil 258 pesos al mes.
  • De igual forma, cuando dicha aportación se eleva a 746.10 pesos, la pensión sube a 6 mil 309 pesos cada 30 días.
  • Pero si la aportación voluntaria crece a 1 mil 6 pesos con 69 centavos al mes, la pensión alcanza 7 mil 361 pesos mensuales.

5 recomendaciones para ahorrar

  1. Ten bien definidos cuáles son tus ingresos y egresos, ya que así conocerás tu capacidad de ahorro.
  2. Evita los gastos “hormiga”. Por ejemplo, si para ti es sencillo pagar los servicios públicos en una tienda de conveniencia, porque hay una cerca de tu casa o trabajo, tienes que tomar en cuenta que ese servicio tiene un costo adicional de 10 pesos aproximadamente, que, al sumarlos al final del mes o año, te dará una cantidad considerable que podrías ahorrar.
  3. Crea un mecanismo para aumentar la tasa de ahorro, es decir, aparte del 6.5 por ciento que establece la ley, ahorra el uno por ciento de tu sueldo quincenal. Por ejemplo, si ganas 100 pesos, destina un peso para el retiro, que al final de 25 o 30 años será significativo.
  4. En la medida de lo posible, busca ingresos adicionales con otro empleo de medio tiempo o con la venta de productos (ropa, zapatos, comida, etc.).
  5. Busca comprar un activo como una propiedad (casa o departamento) para que la renta mensual del mismo te genere un ingreso adicional.
Publicidad