×

13 agosto, 2020

El universo de los títeres, un encuentro con la propia imaginación

Estar inmersos en el mundo de los títeres le permite al ser humano encontrarse con otras vías de comunicación, lenguaje e interacción con los elementos que rodean el escenario de estos muñecos.

Por: Eduardo Rodríguez Palacios  

Los títeres te invitan a jugar con la imaginación. Su universo brinda la posibilidad de adentrarte en otros mundos. Pero, sobre todo, te ayudan a encontrarte contigo mismo.

Estos muñecos, que cobran vida al asignarles un personaje y contar una historia a través del él, te permiten descubrir algo nuevo.

“Elaborar un títere es como ser un artesano, porque te permite encontrarte contigo mismo, así como darte un tiempo, respirar y trabajar la paciencia.

Es un encuentro personal que uno experimenta con la imaginación, porque mientras lo elaboras, ya visualizas lo que quieres que transmita, lo que hará, cómo se moverá y hablará”.

Marilú Martínez Rodríguez

Especialista en Artes Teatrales de la UANL

Construir un muñeco de este tipo con ciertas características también le permite al titiritero ser más riguroso en la observación y plantearse soluciones para resolver ciertas cuestiones en el uso de los materiales.

El universo de los títeres, un encuentro con la propia imaginación
El universo de los títeres, un encuentro con la propia imaginación

Crearlo en familia ayuda en la unión de la misma porque comparten esta actividad y descubren nuevos personajes y escenarios.

El universo de los títeres brinda la posibilidad de adentrarse en otros mundos. Permite encontrar otras vías de comunicación, lenguaje e interacción con los elementos que rodean su escenario.

Entre las técnicas más comunes para su elaboración están los de guante, los de varilla y los bocones (calcetín). Algunos de los materiales a utilizar son el periódico, cartón, pedazos de tela y pegamento.

Son como nuestros hijos

Al momento de elaborarlos les dedican tiempo y amor. Es como una conexión similar a la de padres e hijos.

Lo que he visto con mis alumnos es que cuando terminan sus títeres, les cuesta trabajo prestarlos, y les dicen a sus compañeros: 'no lo agarres de esta parte porque su manita aún está muy frágil'".

Marilú Martínez Rodríguez

“Y es aquí cuando se empieza a notar esta conexión entre la persona y el muñeco. Cuando los creas, los empiezas a querer y dotar de un amor muy extraño porque nunca imaginas llegar a encariñarte con el títere y lo ves como un ser”, describe la también profesora de la Facultad de Artes Escénicas (FAE) de la UANL.

Para Martínez Rodríguez, elaborarlos es como un “proceso de desarrollo gestacional” que, cuando “nace”, ya lo conoces a la perfección, tanto sus habilidades y limitantes expresivas.

El universo de los títeres, un encuentro con la propia imaginación
El universo de los títeres, un encuentro con la propia imaginación

El títere te permite liberarte

Los cómics, videojuegos y caricaturas son algunas de las temáticas que los estudiantes de la FAE plasman en sus títeres al momento de crearlos.

El uso de las tecnologías de las nuevas generaciones es algo que ha marcado la pauta para que los jóvenes universitarios diseñen personajes con los temas que se mencionaron.

“De pronto sí cuesta trabajo que los alumnos se salgan de ahí y que busquen otras referencias, como ver un cuadro de artes plásticas o ver un paisaje y, a partir de ahí, elaborar su títere. Pero es entendible, porque son generaciones que han crecido con la tecnología”, explica Martínez Rodríguez.

El reflejo de sí mismo es una de las características cuando los estudiantes construyen sus títeres, o a veces crean uno que se asemeje a un amigo o un familiar.

“A veces considero que estos muñecos sirven como terapia porque, de alguna manera, el titiritero puede trasladar información a estos personajes y hacerlos hablar de temas que la persona no se atreve a abordar.

“Les da como más valor debido a que el títere te permite ir más allá. Es como liberarte al momento que la persona anima o mueve a su títere”, argumenta la dramaturga.

Publicidad