×

28 agosto, 2020

Aprendizaje activo hace clic en las aulas virtuales

Sentarse frente a un ordenador para escuchar al maestro durante largas horas resulta agotador y poco efectivo ante la nueva normalidad. A través del aprendizaje activo se busca poner al estudiante en el centro del aprendizaje, aprovechando la tecnología para maximizar la enseñanza a través de la interacción entre los integrantes de un grupo.

Por: Blanca Medina Viezca  

¿Cómo educar a las nuevas generaciones de estudiantes que tienen gran cantidad de información al alcance de un clic?, ¿cómo impactar en esos jóvenes interesados en aprender de manera fácil, rápida y sencilla?

Desde los años 70 el aprendizaje activo se concebía como una metodología de enseñanza importante, pero hoy más que nunca, con el acceso a la tecnología y ante un distanciamiento social por la COVID-19, esta forma de educar ha trascendido.

aprendizaje activo
aprendizaje activo

El Director de Innovación Educativa de la Universidad Autónoma de Nuevo León, José Armando Peña Moreno, explica la forma en que la Máxima Casa de Estudios aprovecha esta metodología para incorporarla en sus aulas virtuales.

El objetivo es aprovechar las horas que el estudiante pasará frente al ordenador, promoviendo su participación y la interacción con los demás, con el apoyo de herramientas tecnológicas.

“El aprendizaje activo es un tipo de enseñanza en la que el maestro implica al estudiante de manera directa en relación a la adquisición de su propio conocimiento.

“Este enfoque sobre cómo el aprendizaje ocurre en los estudiantes se basa en un principio en que el alumno debe implicarse, el alumno es parte del proceso, no lo podemos separar. También el alumno es responsable de su aprendizaje o de la adquisición de su conocimiento y en ese sentido el profesor empodera al alumno en relación a la adquisición de conocimientos y en la resolución de problemas”, señala el doctor en educación. 

En el aprendizaje activo el profesor deja de tener el rol protagónico en el aula y el estudiante pasa a formar parte activa en la adquisición de su propio conocimiento. 

aprendizaje activo
aprendizaje activo

Para poner en marcha este tipo de aprendizaje se requiere que el profesor promueva la participación de los estudiantes a través de actividades basadas en problemas, retos y resoluciones de casos.

Esto les permite, además de poner en práctica lo aprendido en clase, entender el entorno y proponer soluciones reales sobre los problemas que existen en su área de estudio. 

Beneficios del aprendizaje activo en los estudiantes

  1. Se sienten capaces de resolver cualquier situación bajo la guía o tutoría del profesor.
  2. Movilizan sus habilidades cognitivas superiores ya que piensan lo que hacen.
  3. Están en constante interacción con otros.
  4. Aprenden y construyen a partir de lo que sabe él, sus compañeros y el profesor, lo que enriquece la experiencia en el aula.
  5. Se provoca que sientan que verdaderamente están aprendiendo.
  6. Ven la educación más desafiante.
  7. Juegan un rol que les permite adquirir otra perspectiva del aprendizaje.
  8. Desarrollan un pensamiento crítico.

Aprender es más que escuchar al maestro  

Según investigaciones, expuso el Director de Innovación Educativa de la UANL, el uno por ciento de lo que el estudiante escucha en clase podría crecer un seis por ciento más si lo aprendiera de manera activa. 

La oportunidad que hoy ofrecen las herramientas tecnológicas abre esa posibilidad de que los estudiantes participen activamente en las clases virtuales.

“Se dice que quien más escucha, más aprende, pero en nuestro cerebro con esa memoria auditiva solo se retiene el 20 por ciento de la información y para que sea un poco más profundo se requiere que el alumno hable, se mueva, escriba, dibuje y haga otro tipo de actividades. El alumno aprende más cuando está activo. 

“La idea es que dicen que el alumno que está sentado en su banco es el que aprende más y eso no es cierto, el aprendizaje disminuye en el tiempo si solo lo pasamos en la silla”, asegura Peña Moreno.

Hasta hace unos meses, llegar al salón de clases y sentarse frente al maestro era la normalidad en las escuelas. Con la suspensión de clases presenciales a causa del confinamiento por la COVID-19 la educación se vio en la necesidad de adaptarse. 

Qué es lo más importante del aprendizaje activo, que es un aprendizaje en el que el alumno tiene que aprender haciendo y a través de esto qué va a adquirir, pues va a adquirir conocimientos, habilidad y aptitudes”.

José Armando Peña Moreno

Director de Innovación Educativa de la UANL
Publicidad